Sobre Aguamarina…

Foto de Yolanda Talavera

¡Te doy la bienvenida a mi casa!

Soy Aguamarina (Mallorca, España, 1981) y así empezó todo…

En el verano de 2014 fundé el blog De mi casa al mundo como un espacio personal donde compartir nuestros viajes en familia haciendo intercambio de casa.

Para el otoño y sin apenas darme cuenta el blog se estaba convirtiendo en un reflejo genuino de mi proceso de cambio a varios niveles: profesional, ya que dejé tras varios años mi gabinete privado de psicología para decidir centrarme más en mi carrera como maestra, y personal, como mujer que inicia una búsqueda auténtica de sí misma, y  sobre todo como madre que evoluciona conscientemente junto a su hija y su marido.

Mi visión de la vida, de la familia y de la educación, a pesar de ser bastante alternativa, se hizo un hueco rápidamente en la blogosfera y apenas 6 meses después De mi casa al mundo recibía más de 3.000 visitas diarias, obteniendo el premio nacional al mejor blog personal  en abril de 2015 concedido por el Diario 20 minutos.

Desde entonces De mi casa al mundo no ha parado de crecer,  ha aparecido en conocidas revistas de maternidad como El mundo de tu bebéCon apego o Mi Pediatra y ha llevado a cabo preciosos proyectos colaborativos a nivel internacional como “Mamamorfosis, las 200 caras de la Luna”, un libro electrónico en el que 200 mujeres de 19 países distintos comparten su experiencias transformadoras como madres conscientes.

Mamamorfosis alcanzó el primer mes de su publicación (septiembre de 2015)  las 20.000 descargas, siendo el libro electrónico más descargado del año en España, y ha contado con el apoyo de mediáticas madrinas como las escritoras Laura Gutman e Isabel Fernández del Castillo, la actriz española Lucía Jiménez o la medallista olímpica internacional, Andrea Fuentes. Fue una experiencia tan intensa y bonita, que parece mentira que todo empezara con un sueño al que le dí forma con un sencillo llamamiento.

Pero no se acaba ahí, De mi casa al mundo me ha regalado también la oportunidad de descubrir mi propia creatividad, abriéndome las puertas a una nueva faceta de artesana que me hace muy feliz. Las primeras fotos de hadas Waldorf que publiqué supusieron un aluvión de mensajes y peticiones. Gracias a ellas pude financiar los gastos derivados de la autopublicación de Mamamorfosis y más tarde, tras pensármelo mucho, decidí abrir mi pequeño Atelier, un espacio que es un claro reflejo de nuestro estilo de vida más natural y consciente, y nuestras ganas de contagiarlo al mundo.

Así que,  ¿qué puedes encontrar aquí? Otra mirada sobre la maternidad, la crianza y la educación, más respetuosa y conectada. Un fuerte deseo de cuidar la infancia, aportando recursos de calidad para satisfacer sus necesidades y ritmos, cuidando para ello nuestra vida familiar y nuestro propio bienestar como madres y padres que se cuestionan a sí mismos.

Y todo esto compactado en este formato electrónico, elaborado con mucho entusiasmo y cariño, y con la esperanza de transmitirte esa otra forma de mirar la infancia, tan necesaria. Así que te invito a que te quedes por aquí todo el tiempo que desees, estás en tu casa.

Con mucho amor,

Aguamarina